¿Cómo escoger un buen kiwi?

Aunque parezca fácil, tiene su aquél. Para escoger el kiwi perfecto tienes que utilizar los cincos sentidos: cogerlo y palparlo en la mano, notar su piel a través del tacto, saber si está o no maduro gracias a tu olfato y escuchar cómo te dice “cómeme” si realmente está listo. 

Hoy os vamos a ayudar a escoger un kiwi en perfecto estado y listo para comer. Lo haremos en tres pasos:

1.-Leve presión.

Colocar el kiwi en la palma de la mano, cerrarla y apretar ligeramente. Si notamos una leve cesión el kiwi está listo para su consumo. Para eso, tienes que notar que la pulpa cede un poco a la presión de tu mano. Ojo! No presionéis nunca con los dedos, luego esa zona quedará blanda. Un kiwi maduro será un poco más blando y cederá ligeramente a la presión; este es el tipo de kiwi que debes elegir. Si lo notáis un poco duro, dejadlo a un lado. Todavía le falta madurar un poco.

palma

2.-Piel lisa.

Es importante que, en cuanto lo veas, notes que el kiwi tiene una piel lisa, que no tenga estrias verticales. También que no esté arrugado ni marchito, esto querría decir que ha perdido mucha agua. La decoloración, el moho, las manchas de humedad o las contusiones que dan a entender que está blando, querrá decir siempre que la fruta está excesivamente maduro o,  incluso, estropeado.

kiwipiel

3.- Listo!

En estas condiciones podrás tener la fruta en casa durante al menos una semana con una maduración lenta. De todas maneras, tienes que tener en cuenta también que, por ejemplo, un kiwi listo para comer debe generar un aroma cítrico; que tiene que tener un color verde claro y marrón consistente en todas sus partes y que su piel tiene que ser tirante y suave.

cucharilla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*