Esta Navidad, que todo salga bien

Aún vamos por la mitad y ya tenéis el estómago bonito. Pues todavía queda Fin de Año, Año Nuevo y Reyes, con la cantidad de caramelos que lanzan en las cabalgatas. Para que vuestra digestión sea lo más eficaz posible, el kiwi es uno de vuestros mejores aliados. 

Si notáis la digestión pesada -algo lógico sabiendo todo lo que os estáis metiendo entre pecho y espalda- anotad esto:

  • El kiwi es bueno para la digestión porque aporta mucha fibra y contiene actinidina, ambos mejoran considerablemente la función gástrica, el tránsito intestinal y la expulsión de heces.
  • La fibra soluble del kiwi es buena para prevenir el estreñimiento.
  • Ayuda a asimilar mejor las proteínas de otros alimentos.
  • Combate y alivia la sensación de pesadez estomacal y los gases.

kiwi2

Es que el kiwi es lo que tiene. No sólo favorece la digestión y  permite disgregar las proteínas de los alimentos, si no que también evita la indigestión, la gastritis y los gases. Todo esto es gracias a la gran cantidad de fibra que contiene y a una enzima llamada actinidina. Un fuerte aplauso para ella. Para ella y para la fibra, claro, esa gran amiga. Gracias a la fibra la absorción de la glucosa se hace más lentamente, además de que la fibra favorece el transito intestinal. Sin fibra se producen más gases en el estómago, así como otras molestias ocasionales

¡Nunca hubiérais pensado que una fruta peluda y verde sirviera para tantas cosas buenas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*