¿Por qué consumirlas?

Por “5 al día“.

En la actualidad, existe una exigencia de que los alimentos que componen la dieta habitual, contribuyan a un “completo estado de bienestar físico, mental y social” y posean valores añadidos que mejoren el estado de salud y disminuyan el riesgo de padecer enfermedades crónicas como la diebates, la enfermedad cardiovascular o el cáncer. En este contexto, el consumo de al menos 5 raciones entre frutas y hortalizas al día, es fundamental para llevar una dieta saludable. 

Hoy en día el importante papel que se da en la alimentación a las vitaminas, minerales y fibra, hace que las frutas y hortalizas sean percibidas por el consumidor como alimentos clave. La evidencia científica disponible indica que las rutas y hortalizas son alimentos promotores de salud, no sólo por los nutrientes que contienen sino además por sus numerosas sustancias activas o fitonquímicos, que podrían desempeñar un papel protector frente a las enfermedades crónicas y contribuir a mejorar la calidad de vida de la población.

frutas

Aunque su aporte nutricional es clave para la salud, también se cree que su efecto protector se debe al hecho de que las personas que toman habitualmente frutas y hortalizas, suelen tomar menos alimentos ricos en grasa, azúcar o sal. Así, recurrir a las frutas como postre o tentempié, resta oportunidades a otros alimentos superfluos como bollería, alimentos y bebidas azucaradas, aperitivos saludas, etc. Lo mismo ocurre con las hortalizas, que empleadas como ingredientes de recetas tradicionales o como entrantes o guariniciones, reemplazan a otras recetas de comida rápida o preparaciones ricas en grasa.

Otra razón para consumir frutas y hortalizas, es su bajo aporte calórico y la alta cantidad de micronutrientes que contienen, lo cual unido a la sensación de saciedad que proporcionan las hace imprescindibles para el control de peso.